Alumnos del Instituto Andrés Bello podrán hacer sus pasantías en centros del Sedeges

OSMAR ARROYO

El Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), ayer procedió a firmar dos convenios, uno con el Instituto Andrés Bello, para que los alumnos de último curso, puedan realizar sus pasantías en centros de la institución. El segundo convenio se firmó con Aldeas Infantiles SOS, para aplicar programas, a favor de niños, que se encuentran en centros de acogida, y para evitar de que éstos sean institucionalizados.

La directora del Sedeges, Mery Polo, explicó que con el primer convenio, los estudiantes de Fisioterapia y de Quinesiología, podrán trabajar en diferentes centros de la unidad de discapacidad.

Mencionó que en anteriores años, también se firmaron convenios similares, con el instituto y se tuvieron resultados positivos.

Polo dijo que los alumnos hacen pasantías, para poner en práctica sus conocimientos y familiarizarse con la calidad humana, que deben tener para atender a sus pacientes.

Con el convenio, se busca fortalecer la atención, a personas en situación de vulnerabilidad. Algunos estudiantes que hicieron sus pasantías en anteriores años, terminaron quedándose a trabajar en la institución.

En representación del instituto Andrés Bello, Jorge Osvaldo, agradeció la posibilidad de que se abran espacios, para que sus estudiantes, del último año, puedan hacer sus prácticas profesionales, para realizar el trabajo de campo, en los establecimientos del Sedeges.

Mencionó que los alumnos, de no ser por las prácticas, se quedarían solo con el conocimiento teórico, pero a través del convenio, tienen una práctica vivencial, de carácter humano.

Convenio con Aldeas Infantiles SOS

La directora del Sedeges, también firmó ayer un convenio con la directora regional de Aldeas Infantiles SOS, para el programa de regimiento familiar en comunidad, una nueva alternativa, que se pretende generar a la población, para que los niños que se encuentran en situación de vulnerabilidad, en los centros de acogida, no sean institucionalizados y no permanezcan en los centros tradicionales.

Con el programa, los menores, podrán vivir en un seno familiar, en una casa, con una familia provisional.

El programa se aplicará a niños mayores de seis años, siendo que muchas veces, los menores, al estar en un centro, se encuentran sin el control de una familia.

Para que tengan diferentes actividades y puedan estar controlados, además de ocupados, en una familia.

Mery Polo dijo que el acogimiento familiar, es muy distinto a un acogimiento en un centro, la diferencia es la familia, y no con el nombre de un centro.

Con este tipo de convenios, se busca a los menores, devolverles el derecho a vivir en una familia.

Se instaló un centro piloto, y se esta trabajando sobre el desarrollo integral de la niñez y la adolescencia, trabajando en diferentes barrios y esperando que se puedan obtener buenos resultados, para que se pueda amplificar el programa.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;