Sedeges trasladó a Tarija a Amado, el hombre que vivió en el suelo durante 53 años

REDACCIÓN CENTRAL

Luego de que se   hiciera pública,  en redes  sociales, la noticia de que un hombre con  un grado completo  de discapacidad, vivía en condiciones  inhumanas en la Comunidad de Jarcas Cancha, el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) se trasladó hasta el hogar de Amado, un afable personaje de más de 50 años que vivió postrado en  un cuero  de vaca durante la mayor parte de su vida,  ayer llego a Tarija y  rápidamente se estabiliza en el hospital San Juan de Dios; el Hogar Teresa de Jornet lo recibirá para mejorar su calidad de vida.

Amado de 53 años es un hombre de luz, que, por su sonrisa, al ver llegar a los extraños parece dar sacudones de fe.  Su vida no fue fácil puesto que quedó solo al cuidado de su madre, que apenas podía compartir las tareas del campo con Amado y el resto de su familia, algunos de ellos con un grado menos severo de discapacidad.

El ángel guardián que cuidaba de Amado falleció hace un mes y quedó a cargo de su hermana, que también sufre de una salud precaria, y condiciones de pobreza extrema.

La imagen es devastadora, después de recorrer serranías por más de tres horas desde Tarija, se llegó a la casa de la familia Ortega Guerrero, con un frio que carcome los huesos suben a pie por la ultima colina, ahí se encuentra el patio de tierra donde Amado se recuesta semi desnudo, sobre unos cueros de vaca.

La temperatura apenas supera el grado centígrado, a pesar de todo Amado trata de incorporarse, sonríe y vuelve a reposar su cabeza en la piel de vaca, su pelo polvoriento derrama excrementos de ratón, esa imagen es la postal de la otra Tarija, la del plato de mazamorra de harina fría como almuerzo, sin carne, sin color, sin sabor.

La situación de por sí, es difícil, las condiciones para el agro en Jarcas Cancha, no son de las mejores, una larga racha de mala producción y falta de lluvias conformas el escenario desolador, más aun cuando se tiene que llevar adelante una vida especial como la de Amado, sin la preparación necesaria, nunca se le estimuló, ni física ni mentalmente. Sus extremidades retorcidas y su estado de desnutrición de piel y huesos, son la evidencia de la situación de calamidad.

Nadie se explica cómo Amado superó el medio siglo de vida, así arrastrándose sobre la tierra, conviviendo con sus caquitas sin limpiar, con los pulmones al descubiertos, con la falta de apetito que le causa paradójicamente la misma comida;  pero ahí está dándole una bofetada a la vida,  saliendo todas las madrugadas de su cuarto sin puertas sin ventanas, arrastrándose estoicamente,  para contemplar lo magnifico de los amaneceres en su casa.

El Sedeges, hizo carne del asunto y conformó una comitiva que llevó todo el apoyo logística y profesional  para trasladar a Amado hasta Tarija, para así  dignificar su vida un poquito más, a pesar de la pena, su hermana  reconoce que ella no puede cuidarlo y que esperó mucho este momento. Los médicos le explican lo que pasara de ahora en adelante y Amado sube a la ambulancia, sonriente lanzando carcajadas con toz, mirando hacia atrás el lugar del cual nunca se movió durante años.

Al llegar a Tarija todos en el Hospital quieren ayudar, los del área de quemados lo bañan y tratan con dulzura, los internos y médicos encargados del piso conocen su historia por la televisión y hablan con el como una amigo de años, Amado hoy viste ropa nueva y abrigada, esta peinado coquetamente, y su humanidad reposa sobre un colchón, de seguro más blando que el viejo cuero de ovejas, tiene apetito y bastante  sed, hace más fácil su alimentación  y su recuperación.

Mery Polo, directora del Sedeges, destacó la labor de los medios de Comunicación e instituciones que posibilitaron el traslado de Amado, “el Sedeges no dejará solo a Amado”. El periodista Josué Acebey, de Televisión Andalucia, lazó la noticia que rápidamente cobro fuerza a nivel nacional, una campaña solidaria logro recaudar víveres, camas, sillas de rueda entre otros, que fueron compartidos por la familia de Amado con la comunidad, a pesar de su precaria situación.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;