Venta de uva al interior del país dio ingresos de Bs 40 millones a los productores

Redacción Central

El gobernador del departamento de Tarija, Adrián Oliva resaltó los resultados que se lograron en el marco del convenio interinstitucional alcanzado en coordinación con la Subgobernación de Uriondo, el Centro Vitivinícola Tarija (Cevita), y los productores de uva, lo que permitió la venta de este producto en más de 40 millones de bolivianos, beneficiando desde productores hasta transportistas.

“Ustedes los productores hicieron que podamos lograr todos estos resultados, son más de 40 millones de bolivianos que se ha generado en esta campaña de comercialización de la uva en el país, cerca de 5.000 empleos directos que se han generado a través de esta iniciativa, más de 18.000 jornales que han sido contratados cerca de 1.200 camiones que también han sido contratados para el transporte de la uva al interior del país”, aseveró Oliva.

Oliva remarcó que se está buscando que el desarrollo de Tarija no se centralice en la dependencia de los recursos económicos provenientes del gas, por lo que resaltó que ésta es la vía para alcanzar el posicionamiento agroindustrial que busca la Gobernación con su política de avance, sostenibilidad, y reactivación económica al departamento.

“Yo quiero expresar la satisfacción de ver cómo podemos avanzar como Departamento desarrollando otros sectores de la economía y construyendo una visión en la que nuestro futuro y el futuro de nuestro departamento este es el futuro de Tarija la Agro industria, este es el futuro al que debemos llegar y aspirar”, explicó la autoridad.

Entretanto, el subgobernador de Uriondo, Ariel Ortega, resaltó el trabajo mancomunado de las instituciones que intervinieron en este proceso sistemático de producción, quién valoró cada uno de los aspectos positivos que se sobresalieron dentro de los resultados y objetivos establecidos, señalando que espera con ‘optimismo’ la próxima Vendimia (Cosecha de una temporada de vid) con un mayor y mejor resultado.

“Agradecer a este comité interinstitucional que se conformó; pues vimos que perdía demasiado el productor, y no se contaba con los espacios en los mercados nacionales, y gracias a las gestiones logramos llegar con nuestra uva. Con esta vendimia 2017 – 2018 se tiene un producto con mejor presentación, y pues esto todavía no termina; es un trabajo largo”, declaró Ortega.

Por su parte, el presidente de la Federación Departamental de Productores Vitivinícolas (FEDVIT), Josué Cuellar, agradeció la predisposición y gestión lograda por la Gobernación y las instituciones que fueron parte del convenio. “Hoy si tenemos resultados, y demostramos que la viticultura tiene que avanzar”, señaló.

Cabe destacar, que este convenio va de la mano con uno de los proyectos de riego más grandes del Valle Central de Tarija (Guadalquivir – Cenavit – Calamuchita), que fue reactivado por parte de la Gobernación y garantizará la dotación del líquido elemento y apunta a mejorar la producción vitivinícola, para lo cual espera que se vuelva solvente con el tiempo y traiga consigo mayores beneficios para la población.

Antecedentes del proyecto

Uno de las diversas problemáticas principales que surgieron en estos últimos años, fue que más del 20% de la producción se quedaba en los propios viñedos, lo cual generaba una pérdida a la hora de la comercialización. Lo que conllevó a un estudio para ejercer esta política lograda por la Gobernación.

Pues esta gestión notó que existía una notable ausencia de planificación y organización en el proceso de comercialización, dando como resultado una considerable pérdida de ingresos, tanto para productores como para comercializadores, ya que faltaba coordinación entre las entidades competentes, como del ciclo productivo y de comercialización de la vid.

A lo largo de ese estudio logrado, se pudieron determinar una serie de fallas en el proceso de comercialización, ya que no se establecía información fidedigna, ni registros sistematizados, identificación de los productores, o el total desconocimiento acerca de los ingresos y egresos por concepto de compra y venta de uva, y la inadecuada selección de la misma.

Es así que tras identificar las fallas en su proceso de comercialización se tomó como primera política, el ejercer una normativa interna y la creación de un “Fondo Vitícola”, para llevar consigo a establecer una investigación de mercado que determinó acuerdos suscritos con las municipalidades de La Paz, Cochabamba, y El Alto, haciendo que las mismas decreten una mayor organización y ejecución operativa.

Y es así que gracias a este convenio interinstitucional que se consolidó, se tuvo importantes resultados, tales como articular el sector productivo, la sistematización de una base de datos en cuanto a registros de producción, la recuperación del factor de ‘pérdida en el peso neto’ que derivó esta acción en una ganancia de más de 5 millones de bolivianos en relación a pasadas gestiones.

En donde el ‘Fondo Vitícola’ recaudo alrededor de 301 mil bolivianos en una sola cosecha de temporada, y logrando comercializar 376.299 cajas de uva de mesa a nivel nacional. En donde se beneficiarían más de 33 comunidades y 429 pequeños productores.

Deja un comentario