Álvarez: a pesar de la crisis, Argentina quiere más gas en invierno

La Paz/ANF

Una fuerte devaluación del peso argentino en relación al dólar, inflación creciente, déficit y recesión económica en Argentina han generado susceptibilidades en Bolivia, principal proveedor de gas al mercado argentino. A pesar del contexto adverso, el embajador Normando Álvarez afirmó que el gobierno de Mauricio Macri no tiene deudas pendientes con Bolivia, y que ratificará el 23 de mayo, que quiere más gas para el periodo de invierno y menos para el verano.

En una entrevista con la Agencia de Noticias Fides, el diplomático señaló que el gobierno argentino responderá con cautela a la crisis actual, la misma que atribuyó en gran medida a un modelo de rentismo y subvenciomismo estatal de la era Kirchner, marcada además por un alto nivel de corrupción en torno a obras estatales.

Anunció que el 23 de mayo en Buenos Aires, el ministro de Energía de Argentina, Juan José Aranguren le pedirá a su homólogo boliviano, el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, más gas para Bolivia para el periodo de invierno, y menos para el verano. El mínimo para invierno es de 20,3 millones de metros cúbicos diarios (Mmmcd) y un máximo de 23,9 Mmmcd.

Sin embargo reconoció que habrá algunos ajustes en el uso del gasto público y en la política monetaria altamente dependiente de las volatilidades del dólar y del mercado externo, pero sin afectar la salud y educación pública.

Reafirmó la apuesta en la industria interna basada en el consumo del gas y energía eléctrica, áreas que seguirán marcando la agenda bilateral con Bolivia, pero también de la alta expectativa en Vaca Muerta, gigante reservorio de gas no convencional que autoabastecerá su país a mediano plazo.

Embajador, la crisis de Argentina ha generado dos percepciones distintas al interior del Gobierno boliviano, sobre cómo puede impactar esta situación en Bolivia; el ministro de Economía, Mario Guillén dice que podrían disminuir las nominaciones de gas, mientras el Vicepresidente considera que la economía boliviana es muy sólida y que por tanto no se verá afectada. ¿Cuál es su percepción?

Es una crisis cambiaria, y la idea es recurrir al Fondo Monetario Internacional, es un tema que no es tan fácil encararlo porque no hay buenos recuerdos. Pero pareciera que la política del Fondo se ha modificado, la ayuda no servía porque daban créditos a cambio de medidas que a la larga terminaban volteando al Gobierno, si se busca la estabilidad de la región, la idea es que haya créditos flexibles y no condicionados que exigían que los países entren en una vorágine de hambre, esperemos que en ese sentido si tomamos una actitud prudente, ni optimista ni pesimista, y salimos de la crisis cambiaria hay posibilidades que salgamos adelante porque lo que importa no es el Gobierno, sino el país, y se cree que haciendo daño al gobierno se soluciona todo. Esperemos que no avance más esta crisis, se está discutiendo, se discutirá en el Parlamento, hay noticias como si hubieran calmado esas corridas cambiarias y que incluso dicen que el dólar estará en el precio que corresponde y que permitirá mayor facilidad en la exportación de nuestros productos.

Hablando del gas, le comento que el 23 (de mayo) se reunirán en Buenos Aires el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez y el ministro de Energía, Arangüren para seguir conversando sobre la compra de gas, no se va bajar las nominaciones, se va a discutir otra vez que Argentina quiere más gas para invierno y menos gas en verano, inclusive pagando lo que se acordó, Argentina no le debe a Bolivia por concepto de gas, el mismo Gobierno reconoce que no hay deudas, que Argentina está pagando a diferencia del gobierno anterior de Kirchner que dejó una deuda de casi 300 millones de dólares. Así, en ese sentido no habrá problema, se va a avanzar, Argentina está trabajando fuerte en los yacimientos de Vaca Muerta, hay optimismo de que el próximo año se triplique la cantidad de gas (no convencional) que se está produciendo.

A favor tienen una deuda externa muy chica, hay menos dependencia de los créditos extranjeros, salvo China, está más libre de esos vaivenes económicos que producen desequilibrios, lamentablemente la política de EEUU está perjudicando los intereses de los países latinoamericanos que tendrán que tomar la decisión seriamente, porque si nos perjudican tendremos que tomar decisiones que defiendas los intereses de nuestros países, esperemos que no tengan problemas.

Siempre hablamos que hay un contrato hasta el 2026; ese contrato lo vamos a cumplir y también lo cumplirá Bolivia, a diferencia de Brasil que puede bajar su pedido, Argentina tiene un contrato establecido y Argentina requiere ese gas, pero eso no significa que no avancemos en nuestra propia producción. El gas que está produciendo Argentina es más o menos el 25% de lo que compra a Bolivia y se calcula que en algunos años se triplicará esa cantidad. Son buenas noticias para Argentina, pero repito que Argentina seguirá comprando el gas de Bolivia, lo que queremos es la forma de entrega y la forma cómo nos dará el gas, ya se lo dije, en la reunión del 23 vamos a pedir más gas en invierno y menos en verano, que es lógico, que es cuando más necesita nuestra industria y la red domiciliaria.

¿Descarta entonces que se vaya a contraer la industria y la inversión pública como efecto de la crisis argentina?

Esperemos que no sea fuerte la contracción respecto a la producción de nuestras industrias, no es fácil enfrentar el cinturonazo, esperemos todos que no sea fuerte porque a larga se puede producir dificultades que al gobierno le costará superar.

Después de mucho tiempo el peso tuvo una devaluación, al igual que en Brasil, donde estaba en los mismos valores con el dólar y ahora está a casi cuatro reales, se produjo el aumento de la posición del dolar en Estados Unidos y eso produjo un cinturonazo desde México para acá, en algunos países más y en otros menos, y lamentablemente Argentina es un país dolarizado, muchas veces prefieren el dólar que peso y eso es malo para nuestra economía, cualquier empleado recibe su sueldo y compra dólares.

Hace 50 años venimos dolarizados, y la gente cree que el dólar siempre subirá a diferencia de Bolivia que tiene un esquema más estable, hay países europeos y el propio EEUU que están preocupados y van a tratar de apoyar a un gobierno nuevo que trata de hacer las cosas bien, auqnue a veces se equivoca.

La inversión pública continúa, se están mejorando todos los aeropuertos del país, construyendo autopistas, recuperando ferrocarriles, esperemos que no pare porque eso significa mucho para el país, poder recuperar el ferrocarril es recuperar las vías más económicas para trasladar productos de exportación hacia los puertos. El camión cuesta el triple.

Hace unos días estuvo en el país el exministro de Economía del gobierno de Cristina Kirchner y ha responsabilizado al cambio de modelo económico que imprimió Macri para que se produzca esta crisis.

¿Primero es el huevo o la gallina?, se recibió un Estado subsidiador, en Argentina todas las tarifas estaban subsidiadas, se estima que cerca de 30 mil millones de dólares era el subsidio, en energía, en todo. Había más cantidad de argentinos con pensiones, que los que no tenían, ya sea porque tenían más de siete hijos, las madres solteras. El Estado argentino subsidió de manera impresionante, no puede existir un Estado así, que gasta.

¿El pueblo argentino por qué está aguantando esta situación?, porque sabe que hubo deformaciones de este tipo; se calcula que el gobierno anterior ha dilapidado 10 mil millones de dólares en subsidios, gastos, en obras públicas que han sido triplicadas y cuadriplicadas de su costo real, carreteras de 25 kilómetros que salieron más caras que la autopista La Paz-Oruro, hubo un despilfarro de una manera impresionante. No se olvide del cuarto o quinto funcionario del Ministerio de Obras Públicas, José López, a quien lo encontraron tirando bolsas con 9 millones de dólares en un convento, que se piensa que ese dinero era un porcentaje de lo que había robado, en todas las provincias hay obras públicas que se han pagado y no se han construido, entonces hubo un despilfarro impresionante.

Por supuesto, ¿por qué que perdieron en las elecciones?, si hubo 12 años de gran bonanza económica como nunca, pero la gente estaba cansada de la corrupción, que se lo veía a diario. El país tuvo la suerte de vender la soya a 600 dólares la tonelada, el trigo a casi 500 dólares , los commodities estaban en precios impresionantes, pero no pasa por echarle la culpa al otro gobierno, hay que ver cómo salimos adelante, no por el gobierno, sino por el país.

Con todos los millones que ingresaron hay un 30% de pobreza, entonces si fue tan bueno el modelo ¿cómo pueden dejar 30% de pobreza’, esa es la gran verdad. Repiten las palabras de perdón, la realidad es la única verdad.

En estos ajustes en el gasto público que mencionaba, ¿se contempla la reducción de la cobertura de servicios de salud para los migrantes, habrá tal vez algún cambio en la política migratoria?

Gracias a Dios, en salud casi no hubo recortes porque es un área que no se les puede tocar a los argentinos, algo que es importante e histórico, entonces por supuesto se está tratando de hacer un mejor manejo de los recursos, pero hay que encontrar un equilibrio justo sin caer en ajustes que perjudiquen al pueblo, porque es así, y eso lo ha sentido el pueblo argentino que no acepta que se le haga ajustes que perjudiquen al grueso del pueblo, y en eso incluye a los migrantes.

Va a continuar, me reuní con el ministro Rafael Alarcón de Energía y estuvimos hablando, y empiezan los tendidos por parte de la empresa boliviana ENDE con una sociedad argentina, es un tendido por el lado de Salta y están alistando todo para seguir avanzando.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;