Centeno: “Todavía tenemos mucho gas y petróleo para explotar a través de los métodos convencionales”

MARIELA QUIROGA

Debido a sus riesgos ecológicos y amenazas para la salud, el fracking es considerado ilegal cada vez en más países, por ello el anuncio el 12 de abril pasado, de emplear esta técnica para explotar gas de manera no convencional en el Gran Chaco ha causado alarma y preocupación, entre diferentes plataformas de ambientalistas, como de expertos en el área de hidrocarburos; los primeros preocupados por la gran amenaza que se cierne sobre el departamento, que ya sufre los efectos adversos del cambio climático y los segundo, porque consideran que aún no es necesario recurrir a este tipo de técnicas tan agresivas .

A mediados de abril, en el evento organizado por el Ministerio de Hidrocarburos para explicar los proyectos que se llevan a cabo en Tarija, se presentó un convenio con la empresa Cancambria Energy Corp especialista en gas no convencional, para desarrollar la exploración con este tipo de técnicas en el área de Miraflores.

En esa oportunidad se informó que la concesión de estudio es para el área Miraflores, en el chaco boliviano y no para el global del país. Por otro lado, el propio Ministerio distribuyó las palabras del CEO de Cancambria, Christopher Cornelius. “Trabajando de cerca con YPFB Chaco en los siguientes meses, esperemos entender mejor la naturaleza y la distribución in situ de los recursos de gas natural y así poder asistir en el descubrimiento y en el desarrollo”, complementó y explicó que el esquema de desarrollo planificado podrá significar la exploración de muchos pozos, para los próximos 25 años.

Christopher Cornelius también destacó que: “Basados en nuestros estudios, actualmente creemos que los recursos in situ, en el área de Miraflores, podrían exceder los 100 trillones de pies cúbicos (TCF´s) y más aún en la realidad del Chaco”.

Días después el vicepresidente, Álvaro García Linera, consciente del impacto que tiene esta decisión en el perfil de Evo Morales a nivel mundial, aseguró que el convenio es para conocer cuántas reservas de ese tipo se tienen en el país, pero que no se tiene previsto explotarlo.

No se justifica el uso del fracking

Al respecto de este tema el representante de la Comisión de Hidrocarburos de Comité Cívico de Tarija, Daniel Centeno, indicó que es un tema preocupante considerando el grave riesgo de contaminación de los acuíferos naturales que tiene nuestro departamento y que podrían ser gravemente contaminados.

Centeno explicó que esta técnica consiste en la perforación de un pozo vertical hasta llegar a la profundidad deseada, con el objetivo de generar uno o varios canales de elevada permeabilidad a través de la inyección de agua a alta presión, de modo que supere la resistencia de la roca y abra una fractura controlada en el fondo del pozo, en la sección deseada de la formación contenedora del hidrocarburo. Esta agua a presión es mezclada con algún material apuntalante (como la arena) y productos químicos, con el objetivo de ampliar las fracturas existentes en el sustrato rocoso que encierra el gas o el petróleo y favorecer así su salida hacia la superficie.

“Y ¿Dónde lo van a hacer? Por si acaso me adelanto. Donde van a empezar a trabajar es en la serranía del Aguaragüe, otro de los pulmones y fuentes de agua fundamental para el Gran Chaco, porque ahí está la formación Los Monos, está aflorando, está en la superficie en algunos lugares y en otros a muy poca profundidad y ahí es donde van a hacer el famoso fracking. No hay otro lugar mejor que el que tenemos en la serranía del Aguaragüe”, aseguró Centeno.

Asimismo, Centeno asegura que no es necesario utilizar esta técnica en nuestro país y menos en nuestro departamento.

“Todavía tenemos mucho gas y petróleo para explotar a través de los métodos convencionales. Esa técnica se la aplica cunado el petróleo está por encima de los 70 u 80 dólares, ahora lo tenemos por debajo de los 60 dólares. Además, se usa cuando se han acabado los convencionales. Por otro lado, los convencionales que los tenemos en grandes cantidades los podemos extraer de manera más fácil y menos dañina que el fracking”, explicó.

Centeno mencionó que reservas de hidrocarburos que pueden ser extraídas mediante métodos convencionales están en la serranía del Aguaragüe, en el alineamiento natural de Taiguati, en La Vertiente, en Tapecua y luego yendo hacia el norte hay formaciones en Chuquisaca, en Santa Cruz, en Cochabamba, y más allá en todo el subandino y en la llanura Chaco-beniana.

“No olvidemos que del 1.098.541 km2 que tiene de superficie Bolivia, el 50 por ciento es considerado potencialmente para la búsqueda de hidrocarburos por el método convencional. Lo no convencional viene de yapa. Lo que nos permite pensar en grandes reservas de gas en nuestro país y los 100 TCF que dije hace muchos años, que me atreví a anunciarle a Tarija y a Bolivia que había reservas por encima de los 100, va a quedar chiquito”, aseguró.

Necesidad de demostrar trabajos de exploración

Según el especialista en hidrocarburos de la Fundación Jubileo, Raúl Velásquez, la Ley de Hidrocarburos dio la potestad al poder Ejecutivo para reservar áreas a favor de YPFB. En ese sentido, desde 2007 hasta la fecha, la empresa petrolera estatal pasó de tener 21 bloques de exploración a un centenar, según difundió el periódico Los Tiempos.

“Año tras año se le ha ido adicionando áreas sin que hayan resultados de las anteriores”, indicó Velásquez. Sin embargo, la falta de institucionalidad, un marco legal confiable y la gestión de nuevos mercados impidieron resultados positivos de exploración petrolera.

Para el especialista en hidrocarburos Bernardo Prado el ingreso al negocio del “fracking” responde a la necesidad que tiene la empresa estatal de demostrar que realiza trabajos de exploración.

De los 100 bloques con los que actualmente cuenta YPFB, sólo 18 tienen contratos para exploración y de ese monto ninguno logró resultados positivos, según los datos proporcionados por Velásquez.

“Sólo Incahuasi es el único campo nuevo que ha entrado en producción en Bolivia los últimos 12 años, pero es un campo que empezó a ser explorado el 2003 y entró en producción el 2016”, explicó.

El especialista en hidrocarburos Hugo del Granado advirtió que Bolivia no ha podido incrementar sus reservas tras constantes fracasos en la búsqueda de gas convencional, por lo que considera lógico que el Gobierno vuelque la mirada en la posibilidad de explorar gas no convencional.

Entre estos países que no apoyan la técnica del fracking se encuentran: Francia, Bulgaria, Alemania, Reino Unido, República Sudafricana, República Checa, España, Suiza, Austria,   Irlanda del Norte, Italia y República de Irlanda.

Riesgos para la salud

La Sociedad Médica de Massachusetts generó un informe relacionado al fracking el cual sirvió de guía para los países en contra de este proceso, esta sociedad analizó durante un período de tiempo determinado los componentes que se utilizan para llevar a cabo una fractura hidráulica, determinando que en su mayoría (75%) son tóxicos y representan un riesgo para los ojos, piel y demás órganos sensibles del cuerpo humano como lo son el sistema nervioso, respiratorio y gastrointestinal. Poco más de la mitad de los componentes utilizados produce daños en el cerebro y a su vez en el sistema nervioso central, el 25% tienen la posibilidad de desarrollar en el ser humano algún tipo de cáncer o mutaciones.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;