La cúpula militar de Venezuela revisa los planes de seguridad por “inminentes amenazas”

Caracas/Agencias

Con la cercanía de las presidenciales del 20 de mayo, Caracas afina su estrategia de defensa ante las reiteradas amenazas de EE.UU.

Las elecciones presidenciales del 20 de mayo en Venezuela ocurrirán en un escenario de anuncios de no reconocimiento de los resultados y bloqueos financieros internacionales que mantienen en alerta a las autoridades.

En este contexto, el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, encabezó esta semana una reunión junto al ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, y el canciller Jorge Arreaza, para evaluar planes de control del orden interno del país.

En esa reunión, los tres ministros analizaron lo que calificaron como “inminentes amenazas” que rodean al cercano evento electoral.

Ofensiva híbrida

No es la primera vez que la máxima autoridad militar de Venezuela se refiere a estas amenazas contra la nación latinoamericana.

Durante su participación en la VII Conferencia de Seguridad Internacional en Moscú, Vladimir Padrino López precisó que en su país se registra “un caso de descarado intervencionismo”, porque Venezuela se ha “convertido en un objetivo lucrativo para el gobierno de EE.UU.”, según una nota de prensa del ministerio de defensa de ese país.

Para el gobierno de Nicolás Maduro no existen dudas de que Washington aplica un “agresivo plan” que se enmarca en una “ofensiva híbrida de amplio espectro”, declaró el ministro Padrino López. Esta ofensiva implicaría:

Guerra económica.

Bloqueo y persecución financiera.

Amenazas de embargos petroleros.

Obstaculización de compra de alimentos y medicinas.

Guerra mediática (posverdad y manipulación de redes sociales).

Difusión de la tesis del Estado fallido o forajido.

Financiamiento de organizaciones no gubernamentales y partidos políticos para fracturar el orden interno.

Amenazas de intervención militar.

Todo ese panorama involucra, según el ministro, “acciones de paramilitarismo y terrorismo” que pretenden generar “un incidente” capaz de detonar “una guerra civil”.

Una vez cumplidos todos los pasos anteriores, “se considera inminente” la caída del gobierno que, agrega De la Fuente, “puede ser mediante el voto, como en Argentina; por medio de un Golpe Militar, como lo ocurrido en Honduras; o a través de un golpe parlamentario, como el ejecutado contra la presidenta Dilma Rousseff en Brasil”.

El general Edwin de la Fuente asegura que “el único fin que persigue EE.UU. es el petróleo venezolano”, pero que esa batalla les ha resultado dura a varios de sus presidentes porque “la Fuerza Armada Militar Bolivariana está sólidamente formada política e ideológicamente”.

Ataque militar

Julio Chávez, integrante de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), tiene una lectura política acerca de las “inminentes amenazas” descritas por el ministro de la Defensa de Venezuela. “Se pretende impedir que nuestro pueblo acuda a votar en las presidenciales del 20 de mayo, mediante la generación de miedo, zozobra e incluso violencia”, dijo el constituyente.

Detalló que las amenazas y los pronunciamientos de varios gobiernos de la región, y fuera de ella, en contra de Venezuela, “intentan deslegitimar el venidero proceso electoral, en que la oposición participará con todas las garantías que establece el ordenamiento jurídico”.

Refiriéndose a los países que ya han declarado que no reconocerán el resultado de la elección para presidente, Julio Chávez expresó que “ningún país tiene el derecho de desconocer la voluntad del pueblo venezolano”.

Por último, el constituyente denunció que “desde Colombia se está preparando una agresión militar contra Venezuela” en los días previos a las presidenciales del 20 de mayo. “Esa es una de las amenas inminentes”, concluyó.

Deja un comentario