“LAB” tiene una deuda millonaria con el Aeropuerto Oriel Lea Plaza de Tarija

POR SIDAR PACA

La empresa cochabambina Lloyd Aéreo Boliviano (LAB) tienen una deuda histórica con la administración del aeropuerto Oriel Lea Plaza de la ciudad de Tarija y AASANA por el concepto de alquiler de un hangar, el mismo que se encuentran en desuso desde que la entidad privada dejó de operar.

Desde la jefatura del aeropuerto de la capital tarijeña informaron que la deuda económica que tiene la empresa privada con la institución es millonaria, debido a que son varios años que no se paga el alquiler del hangar que se encuentra en terrenos de la entidad aeronáutica.

En ese sentido, el jefe de Aeropuerto de Tarija, Rubén Jurado Viscarra, explicó que la empresa privada alquiló hace años un pedazo de terreno del aeropuerto tarijeño, donde construyeron su hangar, el cual se encuentra precintado desde que se le negó al LAB operar en todo el país.

“Ellos tienen que pagar derechos de alquiler que no lo hicieron desde hace años, entonces tienen que actualizar su deuda pendiente que tienen con AASANA por los alquileres de su hangar que tiene la empresa privada”, dijo.

Dijo que esta deuda histórica que tiene el LAB con AASANA data incluso desde hace años, antes que deje de operar, por ello instan a la entidad privada que pueda regularizar su deuda pendiente con el aeropuerto tarijeño.

En cuanto al monto económico que se acumuló durante más de siete años, el jefe de aeropuerto indicó que esta información la tiene la regional de la ciudad de Cochabamba, sin embargo, se trata de una gran cantidad de dinero que debe de pagar el LAB.

Pero además, el hangar del LAB se encuentra en este momento en un proceso judicial por las deudas que tiene con AASANA, por ello esta precintado a la fecha sin permitir que nadie ingrese al mismo para ser ocupado o saque algún objeto o material de esa infraestructura.

Jurado explicó que el hangar en la actualidad se encuentra en buenas condiciones, pese al tiempo que ha transcurrido sin que haya sido utilizado por la empresa privada cochabambina y no presenta el edificio algún deterioro, también, recalcó que desconocen qué tipo de equipos se encuentran dentro, debido a que los accesos de ingreso se encuentran con precintos judiciales.

“El material y quipos que se encuentran en el interior del hangar se encuentran bajo inventario legal”, apuntó.

Cabe recordar que en su momento la “línea bandera” del país, dejó de operar en 2007 ante la crisis económica que atravesaba y las deudas tributarias. Sin embargo, ahora cuenta con al menos 200 trabajadores que buscan, junto a unos nuevos inversores, levantar vuelo para buscar llegar otra vez al mercado aeronáutico del país.

Por ello, el LAB se encuentra en trámites administrativos para volver a operar en el país desde el próximo mes. Según lo expresó a medios de comunicación nacionales el representante de la empresa, Rafael Baldiviezo. La firma cuenta con tres aeronaves para comenzar a volar.

EL APUNTE

Por otra parte, jurado aclaró que el LAB no es propietario del Aeropuerto Oriel Lea Plaza de la ciudad de Tarija, sino que este pertenece al Estado Boliviano desde hace años como otros de todo el país.

“Tengo entendido que los terrenos del aeropuerto son de propiedad exclusiva del Estado Boliviano, aquí lo que corresponde al departamento el LAB no tiene ninguna propiedad”, aseveró el entrevistado.

Asimismo, dijo que en anteriores años el Gobierno Boliviano delegó algunos terrenos del aeropuerto a dos empresas privadas entre las cuales está el LAB, pero aseguró que esto no le acredita que la entidad cochabambina sea propietario del Oriel Lea Plaza.

Cabe mencionar que el LAB fue capitalizado en 1995 durante la administración del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada. Desde ese entonces, la empresa cayó en una crisis económica hasta que dejó de operar en 2007, luego de pasar por varios dueños.

Ese año, por decisión de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) se suspendió sus operaciones debido a la cancelación de varios vuelos que hacía por ejemplo a España, Estados Unidos, México, entre otros, lo que ahondó mucho más en su crisis y las deudas que acumulaba.

No solo fue eso, sino que las deudas que vino arrastrando con el pasar de los años se fueron acumulando. Hasta 2014, la deuda tributaria alcanzaba a más Bs 590 millones.

Ahora los nuevos ejecutivos iniciaron el pasado año, ante la DGAC y la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), las tratativas para que pueda autorizar su operación y buscar zanjar las deudas tributarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!