Aprehenden a sospechoso de violar a hijastra por dos años

Uniformados policiales de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) de Villa Montes lograron aprehender, en la mañana del martes, a un hombre acusado de haber violado durante dos años a su hijastra de 14 años, por lo que deberá comparecer este jueves ante estrados judiciales.

El caso había sido llevado adelante por el fiscal del Ministerio Público, Osmar Avendaño, a partir de una denuncia de la madre de la presunta víctima. El pedido de captura sobre Cristian Torres Gaite fue ordenado desde el momento en el que los resultados del examen forense realizado a la menor determinaron que la vejación ocurrió.

La novedad sobre el resultado del procedimiento fue comunicado por el fiscal departamental, Carlos Oblitas, quien informó que el fiscal asignado a la causa solicitará hoy. en la audiencia cautelar. la prisión preventiva para el encausado.

 

La sórdida historia de abusos

“El sospechoso, aprovechando que se encontraba en calidad de pareja de la madre de la niña, la violó desde sus doce años la primera vez (…), los abusos fueron en reiteradas veces, hasta que cumplió 14 años y seguía violándola en momentos que la mamá de la niña salía a trabajar y volvía a su casa tarde”, señaló.

El agresor, para evitar ser denunciado, amenazaba a la adolescente con golpearla e incluso matar a la madre de la niña, por lo que ella calló durante estos años. Pero ante los constantes abusos y agresiones, decidió formalizar la denuncia, por lo que la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, al conocer el caso, la ayuda con asesoría legal y terapia psicológica.

La psicóloga Margarita Mendoza refirió que, para que los padres puedan detectar que su hija o hijo es víctima de abuso, muchas veces no hay señales físicas por lo que es necesario estar atentos a síntomas que puedan hacer sospechar de la existencia de abuso sexual.

“Existe interés excesivo en el sexo o, por el contrario, evitar todo lo de naturaleza sexual. Es decir, actitudes extremas en relación al sexo, surgen los problemas al dormir o pesadillas, la depresión o aislamiento de sus amigos y familia (…). Dice que tiene un cuerpo sucio o dañado o tener miedo de que haya algo malo en sus genitales, suele negarse a ir a la escuela y da la sensación de que guarda algún secreto”, explicó.


IGOR GUZMÁN/TINTA ROJA

.

Deja un comentario

. . . . . .
;