En Tarija incrementan los casos de cáncer infantil y no hay mejoras en el tratamiento

La Fundación Luz de Esperanza, mediante un pequeño acto en la plaza Luis de Fuentes y Vargas, dio a conocer que cada 15 de febrero es el día internacional del cáncer infantil, un mal que ataca a cientos de niños a nivel mundial y que muchos de ellos logran vencer a esta enfermedad pero otros no, a raíz de que los tratamientos son altamente costosos o porque dicha enfermedad estaba con un avance significativo.

De igual modo, padres de familia y especialistas lamentaron la falta de oncólogos infantiles en Tarija motivo por el cual los pacientes deben de ser trasladados a otros departamentos como Santa Cruz, La Paz o inclusive a otros países como Argentina.

Angélica Viraca, madre de un niño con cáncer comentó al diario Andaluz de qué manera los padres de familia se movilizan a raíz de que en nuestro departamento no hay un oncólogo pediátrico, su niño Juan Felipe tiene un tumor cerebral y tiene tan solo 12 años de edad.

“En Bolivia  lamentablemente van aumentando los casos de cáncer, principalmente leucemias, tumores y en Tarija no tenemos ni siquiera un oncólogo pediatra que pueda atender a nuestros hijos, el cáncer infantil detectado a tiempo con un tratamiento oportuno, se pueden salvar vidas, podemos hacer que nuestros niños se salven. Según estadísticas un 70 a 80 por ciento estos niños ahora pueden tener una vida normal, es por eso que venimos todos los 15 de febrero a dar a conocer que en Tarija existen niños con cáncer, somos muchas familias que tenemos a nuestros hijos enfermos”, dijo Viraca.

Del mismo modo, señaló que dicha fundación cada 15 de febrero recuerda a aquellos niños que no resistieron la batalla contra el cáncer y murieron, quizá por no recibir el diagnóstico oportuno o por no poder efectuar el tratamiento correspondiente en Tarija, porque no hay donde realizarlo, destacando que si bien se está construyendo el Hospital Oncológico, los padres de familia esperan que cuando se culmine esta obra, se cuente con el equipo médico preparado, los equipos y la medicación para no esperar de cinco a seis años para que realmente empiece a funcionar eficientemente.

“Muchas familias que en cuanto les dicen que el niño tiene cáncer lo primero que hacen es pensar en la muerte, después las mamás nos vamos sobreponiendo y buscamos alternativas, muchos van a Argentina porque ahí la medicina está más adelantada, los médicos no son escasos, la calidad de atención es muy buena, en Bolivia muchos niños se agarran del seguro que tienen por qué nos cuestan carísimos los tratamientos de quimioterapia, radioterapia entonces van a La Paz o Santa Cruz”, dijo Viraca.

En este sentido, Virada pidió a los médicos tener mayor tacto y comprensión a la hora de tratar con familiares que tienen a un paciente con cáncer, especialmente si es un niño, subrayando que por ejemplo en Argentina, cuando la misma estaba en el hospital con su pequeño le daban prioridad, no tenía que hacer filas y la atendían de la mejor manera.

“Aquí no se le da prioridad al niño con cáncer, cuando uno de nuestros niños va al hospital lo primero tiene fiebre y lo primero que dicen es un paciente oncológico y lo atienden de acuerdo a la fila y no debería ser así, yo aprendí esto en otros lugares como Buenos Aires, los pacientes oncológicos tienen preferencia, lamentablemente en Tarija y en Bolivia no ocurre eso, y esto nos desmoraliza a las mamás porque cuando nuestros hijitos nos dicen: me duele la cabeza, el estómago, una madre siempre piensa lo peor, no tenemos en el hospital una sensibilidad de parte de quienes nos atienden”, dijo Viraca.

Por su parte, el responsable del programa Madre-Niño del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Wilber Leytón, indicó que es parte de la directiva de la Fundación Luz de Esperanza, por lo que acentuó que lo que se pretende es sensibilizar a las autoridades y a la población en general respecto a lo grave que es el cáncer infantil en Bolivia y especialmente en Tarija.

“En Bolivia, aproximadamente cada año se tienen entre 230 a 250 casos de cáncer infantil, en el departamento de Tarija tenemos maso menos unos 12 casos registrados, sin embargo, se espera que existan 35 casos de niños con cáncer y es muy probable que no asistan a un servicio de salud, porque como no hay especialistas en la rama, se van al interior y exterior del país”, dijo Leytón.

Leytón aseveró que dicha fundación gracias a los diferentes voluntarios, personas y empresas que aportan cada mes con un granito de arena, puede pagar pasajes para los padres de familia y a los niños que normalmente van a Salta, Jujuy o Santa Cruz.

“La travesía que pasan los padres de familia es muy compleja porque si hay un niño con cáncer, uno de los dos padres si trabajan ambos, debe quedarse con el niño, entonces los ingresos económicos cada vez se acortan más para las familias, los niños son unos héroes porque aguantan las quimioterapias, inyecciones, se les cae el cabellito y cuando vuelven no se pueden integrar bien a la escuela, es un drama muy complejo”, dijo Leytón.

En este entendido, Leytón aprovechó la oportunidad para agradecer al doctor Paul Castellanos, director del Sedes,  ya que gracias a él se hizo un convenio para que los niños con cáncer del departamento tengan una atención priorizada, esto quiere decir que a partir de este año los padres tendrán un carnet para que los pequeños puedan ir a cualquier servicio de salud ya sea de primer o tercer nivel, y sean atendidos inmediatamente.

“También agradecer al Banco de Sangre porque también tenemos un convenio con ellos, y hacemos una colecta para que la sangre que recolectemos, sea para los niños con cáncer que requieran sangre en el hospital”, dijo Leytón.

Aldeas Infantiles estuvo presente en este acto en apoyo a los niños con cáncer, por lo que la gerente Patricia Serrano, manifestó que desde su instancia se adhieren a la labor que hace la Fundación Luz de Esperanza, resaltando que el trabajo que hace esta fundación es solidario y voluntario, conformado por muchas personas que se unen a la causa en apoyo a los niños que padecen de esta enfermedad.

“Es importante recalcar que como ciudad de Tarija, esta cruel enfermedad no tiene una atención especializada, lamentablemente esta enfermedad en nuestro departamento no tiene la respuesta de un oncólogo especializado en cáncer infantil, por lo que esta fundación busca recursos económicos a partir del grupo de voluntariado, esta es una enfermedad que encarece los recursos económicos y quita el derecho a la vida de un niño y una niña”, dijo Serrano.

Serrano enfatizó que la fundación tiene un brazo de apoyo emocional para las familias y es ahí donde Aldeas Infantiles SOS se suma siendo parte de la “visibilización” de esta problemática con los niños.

“Estamos apoyando a esta organización que es muy importante que exista aquí en Tarija, porque son varios niños los que tienen esta enfermedad que es fatal, especialmente para el núcleo familiar, tomando en cuenta que la preocupación de los padres es muy grande y hay que apoyar. Toda fundación necesita apoyo económico y más aun con el cáncer que por el estado de salud de los niños se debe de viajar y los medicamentos son muy costosos, el municipio y los hospitales deben volverse sensibles al dolor de los familiares y del ser humano que esta con cáncer”, dijo la presidenta de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos departamental Tarija, María Teresa Rojas.


María José Oliva Grimalt

Deja un comentario