En el mes de enero la Aduana decomisó 5 millones de bolivianos en mercancía

Ayer en horas de la mañana el gerente de la Aduana de Tarija, Paúl Castellanos, desarrolló una conferencia de prensa en la que dio a conocer los resultados que se obtuvieron de la lucha contra el contrabando en el departamento, asimismo enfatizó que a través de la unidad de control aduanero, en coordinación con las Fuerzas Armadas y el apoyo de la Policía, se pudieron concretar con éxito distintos operativos, subrayando que en lo que va del año se tienen decomisadas mercancías con un valor cercano a 5 millones de bolivianos.

“Esta mercancía es de distinto tipo, entre los operativos más significativos que hemos tenido en estos días, tiene que ver el decomiso de cinco camiones de cigarrillos de contrabando que venían ingresados del Paraguay, por un valor cercano al millón y medio de bolivianos. También a través de los distintos puestos fijos y operativos que se han realizado se han decomisado alrededor de  1400 celulares de última tecnología por un valor cercano al millón y medio de bolivianos”, dijo Castellanos.

Por otro lado, Castellanos mencionó que, de igual modo, en estos días decomisaron cuatro vehículos indocumentados y a eso se suman los últimos operativos que efectuó con el apoyo de la Policía Nacional, ya que se dieron algunos enfrentamientos con los contrabandistas, pero procedieron al decomiso exitoso de dos camiones repletos de bebidas alcohólicas que ingresaban desde la ciudad fronteriza de Villazón.

“Como bien lo decía estamos alrededor de los 5 millones de bolivianos de mercancía decomisada únicamente en el mes de enero, para nosotros en relación a las gestiones pasadas es realmente significativo el monto, puesto que se ha incrementado en una cantidad importante y parte del trabajo se va a intensificar en estos días por que el carnaval es precisamente una de las fiestas donde hay mayor movimiento de bebidas alcohólicas y de productos que vienen de países vecinos, por lo que en función de eso que estamos hoy haciendo un recordatorio al sector comerciante, gremial que se dedica a esta actividad evitar correr riesgos”, dijo Castellanos.

En este punto, el director argumentó  que si bien existen sectores organizados, con una buena planificación los operativos son óptimos, subrayando que son 5 millones de capital que las personas pierden, acentuado que la mercancía que decomisa la Aduana es el monto de dinero que alguien pierde.

De modo tal que señaló que es importante que se haga conciencia, porque además se hace un daño a la población, ya que en los decomisos se encuentran bebidas alcohólicas sin registro sanitario, productos alimenticios que no pasan por ningún tipo de control, atentando contra la salud de la población.

“Otra de las alternativas que estamos manejando es trabajar con la Intendencia Municipal, ya que como lo informábamos e informaron ellos, hemos ingresado al Mercado Campesino, un lugar donde se pensaba que no se iba a poder entrar nunca, lo hemos hecho y esto se va hacer más continuo”, dijo Castellanos.

El contrabando en Bolivia

Cuando el diario Andaluz le consultó a Castellanos, respecto la situación actual del contrabando a nivel nacional y si el mismo tuvo un incremento o no, el director contestó:

“Esta es una pregunta complicada, no podríamos decir que se está incrementando el contrabando, lo que si nosotros objetivamente podemos señalar es que el trabajo que se está haciendo, es más efectivo, los datos que hoy mostrábamos indican que hemos cerrado el 2017 con un valor de mercancías decomisadas por encima de los 50 millones de bolivianos, hemos duplicado lo que habíamos comenzado el 2016, ahora esto no quiere decir que el contrabando se duplicó, las estrategias que estamos aplicando son cada vez más efectivas, hacemos mayor control, se dispone mayor cantidad de personal, entonces tiene que ver el esfuerzo que se está haciendo, con el resultado”.

Castellanos puntualizó que no descarta que el ingreso de mercancía de contrabando esté en crecimiento porque, Bolivia tiene una economía que se mantiene estable y hay países vecinos que fluctúan, es decir un día están bien y al día siguiente mal, como el caso de Argentina y Brasil, donde tuvieron devaluaciones importantes de su moneda y se les hace hace atractivo salir y comprar esos productos para la venta en el país.

“Entonces no podemos descartar el ingreso de mayor cantidad de productos de contrabando, porque es una realidad”, dijo Castellanos.


María José Oliva Grimalt

Deja un comentario

. . . . . .
;