El terraplén en la ribera baja del Pilcomayo tiene nueve rupturas

El pasado fin de semana las comunidades de Mora Nueva, Mora Vieja y D’Orbigny, quedaron anegadas por el desborde del río Pilcomayo, que provocó la ruptura del terraplén de contención en nueve lugares. Los capitanes grandes del Pueblo Weenhayek piden las autoridades dar una solución inmediata, ya que existe el riesgo de un mayor desastre en caso de una nueva crecida.

El terraplén o defensivo que evita que los desbordes del río Pilcomayo inunden a las poblaciones que se encuentran situadas en la ribera baja, en territorio boliviano, es una plataforma de tierra compactada, casi piramidal, de aproximadamente tres metros de alto, cinco metros en la base y dos en la parte superior.

 

Se asemeja a una pared de casi 10 kilómetros y medio con un sendero en la cúspide, que permite realizar un recorrido a pie. Al Este del terraplén, distante a unos dos kilómetros aproximadamente en su parte más alejada y a 600 metros en la más cercana, corren las caudalosas aguas del río Pilcomayo. Del lado poniente (Oeste), se encuentran las comunidades habitadas en su mayoría por los weenhayeks, cuyos pobladores se mantenían seguros y a salvo de los desbordes, desde hace casi 10 años, gracias a este muro de tierra compactada.

Sin embargo, con el correr de los años el terraplén se fue debilitando y el sábado 3 de febrero cedió ante la crecida del río, al menos en nueve lugares, según el relato de los capitanes del Pueblo Weenhayek, dejando anegadas a tres comunidades que motivó la evacuación de alrededor de 473 familias al coliseo de la comunidad de Crevaux.

“Este era el anillo que cubría a toda la población de D’Orbigny y del Pueblo Weenhayek, que comprendía una distancia de unos diez kilómetros y medio de defensivo que es hecho de tierra compactada, pero por la fuerza del río no pudo resistir. Por eso nos llama mucho la atención cuando en los medios de comunicación circula que la ruptura del defensivo fue falsa alarma. El defensivo en este momento ya no existe y esperamos que las autoridades tomen los recaudos, porque la población queda ahora desprotegida”, expresó el asambleísta regional José Guerrero a El Chaco Informa, parado al borde de uno de los puntos de ruptura del terraplén.

Los capitanes grandes, muy gentilmente, acompañaron y mostraron el camino a lo largo de una parte del terraplén al equipo de prensa de El Chaco Informa, con la finalidad de poder constatar la ruptura en diferentes tramos. La cantidad de agua que todavía hay en los alrededores hizo bastante complicado el recorrido, en el que se pudo evidenciar no solo algunos de los lugares donde el muro de contención cedió ante las aguas del Pilcomayo, sino el deterioro y grietas que presenta en buena parte de su estructura, por efecto de las condiciones climáticas, el tiempo y la falta de mantenimiento, entre otros.

“Nosotros decidimos mostrarle a la prensa para que hagan su informe y Bolivia entera conozca esta realidad. Esta crecida del río Pilcomayo llegó a mayores, logrando romper este defensivo que tiene nueve años. Queremos desmentir a todas aquellas autoridades que dijeron por los medios de comunicación que aquí no hubo inundación, que no hubo ruptura del defensivo. Quereos decirle al ministro Savaleta que mande gente responsable para que tenga una información correcta de cómo vivimos acá, porque en cuatro paredes no se resuelve las cosas, caminando y viendo la situación uno habla con claridad”, manifestó Jacinto Ugarte, Capitán Grande de Mora Nueva.

Finalmente, las autoridades del Pueblo Weenhayek enfatizaron que solicitarán la presencia de autoridades nacionales en la zona, con la finalidad de que se elabore un proyecto para la reconstrucción del terraplén, así como también de las viviendas que fueron destruidas por la inundación.

“En caso de no ser atendidos, tendremos que tomar otras medidas hasta lograr que nuestras autoridades nacionales vengan y vean con sus propios ojos la realidad que tenemos acá”, concluyó Ugarte.


Yacuiba/elchacoinforma.com

.

Deja un comentario

. . . . . .
;