Achá: Algún día Evo y Álvaro vestirán overoles anaranjados

El acusado del caso terrorismo-separatista y asilado actualmente en Estados Unidos, Hugo Achá Melgar aseguró que por las evidencias materiales sobre la “cruel ejecución precedida de tortura” de tres extranjeros en el Hotel Las Américas de Santa Cruz, algún día Evo Morales y Álvaro García Linera,  “llegarán a vestir un overol anaranjado para entrar a una cárcel de máxima seguridad y cumplir una condena por violación a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad”.

Tras la muerte del húngaro-boliviano Eduardo Rózsa Flores, el irlandés Michael Dwyer y el húngaro-rumano Árpád Magyarosi,  y su salida rumbo a Estados Unidos, Achá era considerado como el coordinador del apoyo logístico al supuesto grupo irregular, que fue abatido durante la intervención policial al Hotel Las Américas, la madrugada del 16 de abril de  2009.

Sin embargo dijo que esa versión es una falacia porque salió mucho después del operativo, y aseguró que más bien fue víctima del Gobierno que buscó anular una voz crítica  y neutralizar su investigación periodística que ya mostraba con documentos y pruebas, la participación del Gobierno en el atentado a la casa del Cardenal Julio Terrazas (+) y en los casos de violación a los derechos humanos, narcotráfico y corrupción.

Achá fue presidente de la Human Rights Foundation-Bolivia (HRF) en Santa Cruz y transcurrido nueve años de aquél suceso, destacó las resoluciones del Parlamento Europeo a instancias judiciales, “ante las cuales algún día el señor Evo Morales Aima, Álvaro García Linera y la gente que estuvo a cargo de los luctuosos hechos de abril, tendrán que rendir cuentas, porque esas tres muertes los perseguirá como persiguieron a Augusto Pinochet y otros dictadores de América Latina, debido a la solidez institucional o coherencia de la justicia en otros países, hasta llevarlos donde deben estar: tras la rejas”.

En declaraciones vía telefónica a la red Erbol, Achá dijo que jamás fue miembro de Cotas y que su vinculación fue un sainete del exfiscal Marcelo Soza. “Lo que puedo decir es que jamás hubo una insurgencia armada en Santa Cruz. Las armas (atribuidas al grupo Rózsa) eran de las FFAA y estaban en custodia de las Fuerzas Armadas producto de operativos”.

Aseguró que todo el caso terrorismo fue una operación montada para un “falso positivo” que consiste en generar un hecho político para criminalizar a un sector de la oposición, pero cree que en la ejecución algo falló, porque se cometieron errores desde la UTARC, sembrando pruebas y enfrentamientos unilaterales.

Sostuvo que estas irregularidades están en las conclusiones del Estado de Irlanda, de Hungría, de la Comunidad Europea y de su Parlamento,  que antes era acogedor para Evo Morales, pero que al final produjo una votación con “un demoledor resultado de más de 400 votos a favor y 3 abstenciones,  que aprobaron un informe donde se señala responsabilidad criminal de Evo Morales Aima y Álvaro García Linera”.

Achá manifestó que los exámenes forenses indican claramente que los tres ciudadanos fueron capturados con vida pero brutalmente torturados y ejecutados a corta distancia, y no descartó el hecho que el principal testigo Ignacio Villa Vargas “El Viejo”, haya corrido similar suerte para declarar en contra de la dirigencia cívica cruceña.

De acuerdo a su lectura, hay evidencias forenses, documentales, testificales y sobre todo subrayó, lo que él considera una actuación “demoledora de la Corte Suprema de Uruguay, que colocó el último clavo en el ataúd del muy mal llamado caso terrorismo que refleja una hoja de ruta que recorrerá el señor Evo Morales y Álvaro Marcelo García Linera, hasta llegar con un overol anaranjado, entrar a una cárcel de máxima seguridad y cumplir una condena por violación a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad”.

 

Rechaza juicio abreviado

Hugo Achá hace nueve años vive asilado en Nueva York y descartó someterse a un juicio abreviado porque considera que el actual sistema judicial está cooptado y es dócil al control político, tal como pretende consolidar el actual Código Penal que – según dijo – está destinado a la represión, mordaza y control político.

“Jamás cederé un milímetro porque nunca he cometido un solo hecho reñido con la ley, no tengo ni infracciones de tránsito. Tampoco soy partidario de una amnistía que piden algunos refugiados porque a mí, un narcotraficante y un terrorista no me van a amnistiar.  Delincuentes no pueden tener la facultad de amnistiar a un hombre honrado”, afirmó.

Considera que algunos procesados del caso terrorismo llegaron secuestrados ante la justicia donde admitieron culpa, pero así como estuvieron de estar fuera del alcance de la justicia boliviana, se retractaron de sus declaraciones.

Dijo que ese es caso del húngaro Mario Tádic y Elöd Töasö, quienes en contrapartida iniciaron procesos contra los actuales mandatarios, como lo hizo el otro boliviano Alejandro Melgar que tiene admitido procesos contra Bolivia y Uruguay por su detención en este último país, donde se rechazó una solicitud boliviana de extradición y salió libre de la cárcel en ese país tras estar 18 meses encerrado.

“Cuando llegue la hora de Evo Morales, merced a la evidencia existente y los hechos concretos, se pedirá su detención para que cumpla pena. La misma gente que fue capaz de armar un sainete, es la misma que intenta criminalizar al sector salud y las profesionales liberales y segar el derecho a la protesta y a la manifestación”, declaró al advertir que para el Gobierno la familia y la reputación son blancos válidos para sus objetivos.

Señaló que el actual régimen para seguir protegiendo el aparado de narcotráfico, corrupción y represión,  hará todo lo necesario para mantenerse en el poder, a diferencia de otros partidos políticos, porque los jerarcas del MAS, “saben que el día que carezcan del poder político, su único destino es estar tras las rejas”.

Deja un comentario

. . . . . .
;