Denuncian que el Gobierno buscará mediante invitación directa certificar reservas

Luego de que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) declarase por segunda vez desierta la licitación de reservas de hidrocarburos contenidas en el subsuelo boliviano, autoridades locales coinciden en que el Gobierno Nacional lanzará una tercera licitación y que la volverán a declararla desierta, haciéndolo con la finalidad de realizar mediante una licitación directa, donde “ellos puedan manejar los datos”.

Autoridades como Freddy Castrillo secretario de Hidrocarburos y Energía de la Gobernación, el Senador de Unidad Nacional (UN) Fernando Campero, el asambleísta de Unidad Departamental Autonomista (UD-A) Cesar Mentasti, tienen la posición de que el Gobierno Nacional querrá lanzar una invitación de forma directa para certificar las reservas.

A Castrillo le resulta extraño que, en una primera licitación, cinco empresas no cumplan los requisitos del Documento Base de Contrataciones (DBC), y en una segunda licitación, ocho empresas (con cinco de la primera licitación) vuelvan a incurrir en el mismo error, no cumpliendo los requisitos, lo cual motive a declarar desierta está segunda la licitación.

“Esto tiene muchas implicaciones. Uno, el incumplimiento del Estado boliviano de cumplir lo que establece la ley de certificar periódicamente las reservas con la que cuenta el país; segundo, desnuda una mentira del Gobierno Nacional, ya que el Vicepresidente Álvaro García Linera hace seis meses atrás expresó que tenían empresa contratada cuando la licitación ni siquiera se había lanzado; tercero, el Ministro de Hidrocarburos dijo que este año vamos a poder contar con certificación de reservas actualizadas pero lamentablemente no lo tendremos”, dijo Castrillo.

Amplificó que si se lanza una tercera licitación podríamos estar contando con reservas certificadas a mediados de 2018. “Creemos que se está tratando de forzar a efectos de contratar alguna empresa de forma directa, a la cual ya tengan identificada, una empresa que no sabemos si cumplirá con los requisitos que establecen las normas internacionales y con la expectativa que tiene el país para saber cuál es la realidad de los hidrocarburos en Bolivia”, refirió.

En la misma línea, el senador Campero manifestó que el Gobierno Nacional lo único que está buscando realizar es una invitación directa. “Será una empresa que a ellos les convenga, que ellos hagan la certificación de acuerdo a los intereses de ellos, y no de acuerdo a lo que realmente tenemos intereses en reservas”, dijo.

Agregó que es una “vergüenza” que YPFB declare desierta dicha licitación, y se siga atrasando la certificación de reservas que tanto necesita el departamento y el país.

“¿Qué pasa si no tenemos capacidad de tener las suficientes reservas para vender la cantidad de gas que necesita Brasil en 2019, teniendo en cuenta que son muchos los que van a demandar? Entonces, tenemos que tener certificación de reservas. En caso de que esta vez ocurra algo, vamos a tirar una petición de informe oral al Ministro de Hidrocarburos, porque no puede ser que dos veces declaren desierta, ya que no hicieron certificación desde el año 2013, y van cuatro años sin cumplir la ley”, declaró Campero.

Finalmente, el asambleísta departamental Mentasti afirmó también que el Gobierno Nacional intentará hacer una nueva licitación mediante invitación directa, pero alertó que se tuvo agrias experiencias sobre esa modalidad, como es el caso con la Gaffney, Cline y Asociados que ha determinado los porcentajes del campo Margarita entre Tarija y Chuquisaca.

“Hay que hacer el seguimiento minucioso, donde nuestros representantes en YPFB, estén a la expectativa de este tercer proceso que estará en vigencia hasta el 2020 como plazo para concretar aquello. Sin embargo, la preocupación está latente, ya que, de caerse una nueva licitación, se procederá a una invitación directa”, dijo.


Por Omar Garzón C.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;