Los votos nulos se imponen en unas elecciones marcadas por la burla

Los votos nulos y blancos se impusieron ayer, en unas elecciones judiciales marcadas por la burla de los electores que encontraron un desahogo para expresar su rechazo a los comicios que costaron 125 millones de bolivianos y, posiblemente, agravado por el reciente fallo del Tribunal Constitucional que dejó sin efecto la votación del referendo del 21 de febrero de 2016, para habilitar la cuarta postulación del presidente Evo Morales.

Contrariamente al optimismo del presidente Evo Morales, quien expresó que “hoy descolonizaremos el derecho para nacionalizar la justicia”, los resultados muestran que la ciudadanía si bien concurrió a las urnas, pero su voto estuvo matizada de burlas, porque en varias papeletas colocaron figuras de polémicos personajes, entre ellas Gabriela Zapata,  Juan Pari Mamani, el mayor desfalcador del Banco Unión y otros mensajes en contra el partido de gobierno.

Otras aparecieron marcadas en la totalidad de los casilleros, con agujeros, mientras que en algunas papeletas habían mensajes de amor que arrancaron más de una sonrisa de los mismos jurados electorales.

Los datos llenaron los casilleros de votos nulos, frente a los válidos de respaldo para los magistrados del Tribunal Supremo Electoral, Tribunal Constitucional Plurinacional, Tribunal Agroambiental y Consejo de la Magistratura.

Minutos después de emitir su voto, el presidente Morales y el canciller Fernando Huanacuni, ensalzaron en tono de renovación política,  aquel comentario que le hicieran algunos observadores internacionales, en sentido de que estas elecciones “son únicas en el mundo”, porque en ningún país se eligen las autoridades judiciales en sufragio popular.

El resultado salió a pedir de boca de los colectivos ciudadanos y líderes de la oposición, que instaron al rechazo, frente a la esporádica defensa del proceso electoral de parte de las autoridades de gobierno y los operadores políticos del MAS, que revalidaron el derecho ciudadano a elegir a los magistrados, alejado del cuoteo político achacado por el oficialismo a los opositores.

La presidenta del Tribunal Supremo Electoral, Katia Uriona, en un reporte preliminar informó de una participación ciudadana del 78%, lo cual significa que “Bolivia ha ratificado de manera pacífica su compromiso con la democracia”.

De acuerdo a casi al 80% de actas escrutadas en circunscripción nacional para al Tribunal Agroambiental, los válidos alcanza al 35.33%, voto blancos el 12.62% y los nulos al 51.95%. De acuerdo al sistema de conteo rápido, para el Consejo de la Magistratura, los votos válidos alcanzaron al 32.88; blancos 14.89% y nulos al 52%.

A nivel de departamentos, en promedio los votos válidos oscilan entre el 28 al 29%, mientras que  el nulo se sitúa entre 45.25% y 59,16% para la conformación de los Tribunales Constitucional Plurinacional y del Tribunal Supremo de Justicia.

En las elecciones de 2011, los resultados finales señalan que los votos nulos y blancos llegaron al 60%, frente al 40% de los votos válidos. De 5.243.375 electores habilitados, 4.177.470 ciudadanos sufragaron, lo que significa un 79,7% del electorado y una abstención del 20.3%, no obstante que el sufragio es obligatorio y penalizado.

Los datos regionales de este domingo indican que hasta en las áreas rurales más lejanas de los centros poblados, la inclinación al voto nulo fue superior, en una señal que podrá tener varias interpretaciones pero que en los hechos minan la legitimidad de las nuevas autoridades judiciales. Sin embargo este panorama podría variar en función a los resultados oficiales que comenzarán a difundirse desde este lunes.

Entretanto, los Tribunal Electorales Departamentales se declararon en sesión permanente de sala plena para recibir las actas del sufragio electoral de distintos puntos del país, mientras el sistema de transmisión rápida de actas del Tribunal Supremo Electoral marca la tendencia que derivó en la algarabía de los opositores expresada en las redes sociales.


Erbol/La Paz

Deja un comentario

. . . . . .
;