Al menos 2.000 niñas rechazaron la vacuna contra el cáncer de cuello uterino

La responsable del Banco de Vacunas, Rosario Ayllón informó que en varias unidades educativas del departamento de Tarija niñas de 10 a 11 años y madres de familia rechazaron la aplicación de la vacuna contra el cáncer de cuello uterino, haciendo un total de 2.000 vacunas resistidas por esta población. Añadió que para el próximo año solo se tiene previsto vacunar a niñas de 10 años, además se aplicará la segunda dosis a las niñas que recibieron la vacuna este año, puesto que no existe los recursos suficientes para la compra de más vacunas, ya que cada una cuesta alrededor de 1.600 bolivianos.

Un total de 2.000 vacunas fueron rechazadas por parte de las niñas, siendo que para Tarija se tenía previsto vacunar a alrededor de 13.000 niñas de 10, 11 y 12 años de edad que fueron censadas de las cuales solo se vacunaron casi 11.000, sin embargo, según los datos dados a conocer por esta instancia, en el departamento de Tarija existe una población de 16.000 niñas de las mencionadas edades, informó la responsable del Banco de Vacunas.

“Se ha vacunado (en la primera dosis) 10.720 niñas dentro de las edades de 10,11 y 12 años, estas niñas en cobertura es el 82 por ciento, se ha vacunado en 669 unidades educativas en todo el departamento y en Tarija Cercado se vacunó a 124 unidades educativas públicas y privadas y las unidades educativas de niños especiales, también se ha vacunado a las niñas que no asisten a la escuela”, detalló Ayllón.

Indicó que para la segunda dosis que se vacunará en 2018 se espera llegar a la misma cantidad de niñas que fueron vacunadas con la primera dosis lo que permitirá proteger del cáncer de cuello uterino a la menor. La responsable explicó que la niña que recibió la vacuna no portará el virus del cáncer de cuello uterino a lo largo de su vida “su cuerpo va generar anticuerpos contra este virus, este virus es mortal la mujer muere por el cáncer de cuello uterino”.

La responsable manifestó también que en una unidad educativa de la ciudad de Tarija que tenía una población de más de 100 niñas el 47 por ciento de ellas no quiso ser vacunada, con similar situación en otros establecimientos educativos. Pero añadió que en el caso de países vecinos introdujeron la misma vacuna hace 12 años atrás, pero las beneficiarias no se negaron a recibirla.

Argumentó que como cualquier otra vacuna dentro de sus componentes esta dosis contiene varios elementos, uno de ellos el hidróxido de aluminio que es un conservante que causa los malestares como dolor en el lugar de la aplicación de la vacuna, una leve fiebre en algunos casos los cuales son pasajeros, sin embargo, fue rechazada pues la responsable dijo que “no se puede obligar”.

De la misma manera, complementó que para el siguiente año solo se tiene previsto vacunar a niñas solamente de 10 años y ya no de 11 y 12, puesto que arguyó que no es una vacuna sostenible y que no se lograría comprar vacunas para esas tres edades.

“En la consulta particular o en farmacia, esta vacuna cuesta alrededor de 1.600 bolivianos, una sola dosis”, dijo Ayllón, acotando que se requiere dos dosis y que las mismas no son encontradas en farmacias de Tarija, puesto que algunos padres de familia acudieron al PAI para que su hija de 14 años reciba la vacuna VPH (Virus Papiloma Humano), pero no le fue administrada porque solo estaba destinada a niñas de 10, 11 y 12 años.

NO HAY VACUNAS PARA NIÑOS

Si bien, el cáncer en los hombres no refleja una alta incidencia, según lo mencionó la Responsable del Banco de Vacunas, refirió que también los varones deberían recibir una vacuna porque son ellos quienes transmiten este virus a las mujeres, pero lamentó que no se asignen recursos para este cometido, siendo que Bolivia todavía es un país en vías de desarrollo.

“No tenemos el presupuesto para comprar vacunas para los niños más, ojalá que de aquí a unos años los niños también puedan recibir esta vacuna contra el virus del papiloma humano”,  finalizó Ayllón.


Giovana Cruz Villca

Deja un comentario

. . . . . .
;