El agua de San Lorenzo bajo sospecha por elevada incidencia de problemas gastrointestinales

La falta de agua potable en el municipio de San Lorenzo está ocasionando muchos problemas, según lo manifestaron dirigentes y profesionales en salud que trabajan en ese municipio. Las enfermedades diarreicas son una consecuencia que es atendida de manera recurrente por lo médicos del Programa Mi Salud. Asimismo desde la dirigencia cívica manifestaron que tras el incendio el problema del agua se visibilizó mucho más, por lo que lamentó que ahora las instituciones no solucionen el problema, siendo que tienen estudios que sostienen que el agua en este municipio no es bebible.

“Los principales casos que tenemos aquí (San Lorenzo) son las enfermedades diarreicas agudas y las infecciones respiratorias agudas”, informó el representante del Programa Mi Salud en San Lorenzo, Oscar Flores; también mencionó que al ser una zona agrícola se presentan casos de lumbalgias ocasionadas por el esfuerzo, contusiones y enfermedades de la piel, especialmente en niños, como la parasitosis; así también enfermos de Chagas para el cual también realizan el seguimiento respectivo.

Agregó que las enfermedades diarreicas agudas incrementan en la época de verano y en lluvias en las diferentes comunidades, por lo que indicó que “lamentablemente, si bien tenemos agua por cañerías, no es agua potable, entonces es una de las principales causas”.

Por su parte, el presidente del Comité Cívico de San Lorenzo Willy Flores Ortega dijo: “Con la escasez del agua, después del incendio eso en todas las comunidades directamente afectadas que ahora están tropezando con ese problema, en sí todo San Lorenzo, porque aquí no hay agua potable, lo que tomamos es agua en cañería, tenemos mucho problemas con eso”.

Estos profesionales en salud realizaron proyectos para potabilizar el agua en las comunidades donde no existe el líquido elemento tratado. A través del Ministerio de Salud lograron la cloración del agua mediante las pastillas de cloro dotadas por el Ministerio en los lugares habitados de San Lorenzo.

Sin embargo, también desarrollan charlas de prevención sobre ésta y otras enfermedades con unidades educativas y club de madres.

“Nosotros no vemos si tiene seguro o no”, aseveró Flores al manifestar que realizan las atenciones a toda la población. Asimismo, explicó que en caso de presentarse pacientes con casos mucho más crónicos lo derivan a otro establecimiento que sea de segundo o de tercer nivel, entre tanto, los médicos de dicho programa continúan haciendo el seguimiento, incluso cuando el paciente es referido nuevamente a su domicilio.

Hasta octubre de la gestión 2017, este proyecto atendió a 14.500 pacientes entre enfermos y sanos, según reportó el representante del programa Mi Salud en ese municipio. Flores refirió que el trabajo que desarrollan se enfoca en la promoción de la salud, prevención de enfermedades, atención y rehabilitación. Flores también señaló que en la presente gestión triplicaron los casos atendieron en comparación al año pasado, siendo que en 2016 trabajaban solo siete médicos y actualmente incrementaron el personal.

El presidente cívico acotó que las infecciones estomacales están afectando principalmente a los más pequeños. Además, reprochó a las instituciones públicas y consideró que fue más “propaganda” la ayuda que prestaron en el incendio por el que fueron afectados ya que ahora se sienten olvidados, sin embargo, agradeció el apoyo de la población.

“Ahora sí estamos totalmente necesitados por el tema de agua”, dijo Flores Ortega. Asimismo, refirió que las autoridades les mencionaron que están realizando gestiones con el nivel central del Estado, puesto que están conscientes de la falta de recursos económicos en el nivel departamental, pero recordó que hay estudios respecto a la problemática.

El presidente cívico manifestó que “ahora la esperanza es el gobierno nacional”, por lo que esperan que puedan financiar proyectos de agua en Tarija y particularmente en San Lorenzo, pues calificó que están pasando “por un desastre en tema de agua”.

También refirió que debido al incendio en la reserva de Sama las fuentes ubicadas en ese sector fueron afectadas y consecuentemente incidió en la dotación normal de agua a este municipio, puesto que afirmó que no tienen agua para riego, pero están priorizando el agua potable más no es suficiente.

“Ya tenemos exámenes del Sedes (Servicio Departamental de Salud), que (el agua) no es bebible”, mencionó el dirigente del Comité Cívico agregando que hicieron conocer a las autoridades ese resultado para la solución del mismo, no obstante les dijeron que debían esperar, complementó el representante cívico.

Señaló que en el mismo pueblo de San Lorenzo la autoridad edil perforó algunos pozos lo que permitió dar una solución “paliativa”, sin embargo en las comunidades aledañas hay día en los que no tienen agua por lo que dijo que “es muy complicado”.

Las cenizas que dejó el incendio en los cerros de Sama aún tiene secuelas ya que, según relató Flores Ortega, un pequeño ventarrón provoca la contaminación del agua. “No te sirve ni para lavar ropa, porque uno lava la ropa y sale contaminado con ceniza, el mismo olor a humo, entonces no sirve”, expresó.

Reclamó que solo los días del incendio se hayan proporcionado cisternas con agua, ya que posterior al desastre ninguna institución está atendiendo el problema.

Por otro lado, este programa que depende del Ministerio de Salud cuenta con 25 profesionales médicos y una enfermera distribuidos en los 17 establecimientos de salud en el municipio de San Lorenzo, además de un consultorio vecinal que se encuentra en la comunidad de Lajas.

Finalmente, el responsable de este programa de salud añadió que la gestión pasada diagnosticaron dos casos de Leishmaniasis, propia del área tropical y no de una zona alta, por lo que realizaron el estudio a los pacientes sobre la procedencia de la enfermedad e identificaron que los mismos fueron contagiados en la ciudad de Bermejo ya que habían asistido a trabajar a la zafra.


GIOVANA CRUZ VILLCA

Deja un comentario