Casas de cambio un riesgo que corren dueños y clientes

Víctor (nombre ficticio) un hombre que atiende una casa de cambio contó a Andaluz que la concurrencia de la gente a estos puntos de cambio, compra y venta de pesos, dólares y otras monedas es continua en la ciudad de Tarija por la rapidez en la atención que prestan. Sin embargo, desde la instancia municipal encargada de otorgar licencias aclararon que no es un requisito que este tipo de negocios adopten dispositivos de seguridad, como cámaras o alarmas, pero consideraron que es necesario.

La atención a los clientes, en el caso de la casa de cambio que él atiende, la realizan durante todo el día haciendo un paréntesis a medio día y continuando la atención durante la tarde hasta casi las 19.30 horas, debido a que a esa hora la mayoría de las personas cierra el negocio, por lo que consideró que por un tema de seguridad es conveniente finalizar actividades, refirió Víctor.

Además, manifestó que por el sector de la calle Bolívar, lugar donde están establecidas varias casas de cambio, circulan los amigos de lo ajeno que sustraen billeteras o como Víctor los denomina “carteristas”, quienes aprovechan los horarios en el que existe más aglomeración de gente y donde las víctimas más comunes serían los estudiantes, según observó Víctor desde la casa de cambio donde trabaja.

Víctor estima que al día atiende entre 50 a 100 personas que requieren el cambio de moneda, y que no deja de recomendar a la gente que viene a hacer el cambio, que guarde bien el dinero antes de salir y que debe estar atenta a cualquier comportamiento extraño.

Si bien, desde la Dirección de Ingresos del municipio de Cercado, Marcelo Calle Aparicio, explicó a Andaluz que esta instancia solo tiene competencia para otorgar licencia de funcionamiento a éstas casas de cambio que son catalogadas como comisionistas o entidades que realizan alguna actividad económica, ya que solo cobran la comisión o el cambio de moneda.

Agregó que entre los requisitos que exigen para extender la licencia son la cedula de identidad de la persona que está a cargo, inspección y verificación del espacio en el que se desarrollará la actividad, en el que los propietarios de las casas de cambio deben pagar por cada metro cuadrado en base a lo que establece el reglamento para la otorgación de licencias.

Sin embargo, Calle Aparicio también aclaró que no es tuición de esta instancia exigir la instalación de cámaras de vigilancia o el establecimiento de otros mecanismos de seguridad “nosotros no exigimos eso porque no es nuestra competencia” y si alguna persona siente riesgo en su actividad económica puede o no optar por instalar tales dispositivos de seguridad.

En cambio, aseveró que, si se trata de lenocinios o discotecas, la Dirección de Ingresos sí exige la instalación de cámaras de seguridad en estos espacios por lo que dijo: “si exigimos (discotecas, lenocinios) por el tema de que se pueda producir alguna situación de riesgo, es un peligro porque ahí se va a consumir bebidas alcohólicas, entonces sí o sí tiene que haber, pero ya en actividades que son de servicio no corresponde”.

Asimismo, una señora que se aprestaba a realizar el cambio de billetes en una casa de cambio, argumentó que prefiere recurrir a estos puntos porque a diferencia de las entidades bancarias le atiende mucho más rápido, no tiene que hacer una fila, ni sacar una ficha y esperar. De la misma manera esta persona consideraba que las casas de cambio sí están reguladas por la Asfi y por ello señalaban que podrían brindar seguridad, pero desde la Dirección de Ingresos aclararon que estas casas de cambio no están supervisadas por tal autoridad.

No obstante, “lo ideal sería que saquen (cámaras de vigilancia), por su propia seguridad, porque ahí se maneja dinero”, indicó Calle Aparicio, pero, estas casas de cambio, al no estar reguladas por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi) instancia que exige a las entidades financieras, como los bancos, a prever e instalar mecanismos de seguridad no puede hacer lo mismo con este tipo de negocios.

Por lo que, el Director de Ingresos de la alcaldía apuntó que la decisión o la responsabilidad de asistir a una entidad bancaria o a una casa de cambio, recae sobre cada persona, puesto que el riesgo es de cada uno.

Aunque no sea un requisito para establecer este tipo de negocios, Víctor, quien atiende una casa de cambio, señaló que instalaron cámaras de seguridad, alarmas e incluso un personal de seguridad privada que se encuentra en una esquina de la calle Bolívar, al que a veces paga para que también pueda prestarle el servicio de seguridad.

“Quizás se necesita más (personal de seguridad) aquí por el tema de que se maneja dinero, pero así nomás es”, manifestó Víctor, a tiempo de recordar que hace algún tiempo atrás intentaron organizarse con otras personas que son propietarias de las demás casas de cambio para contratar un equipo de seguridad privada, pero “no ha servido de nada porque igual han entrado a robar”, a razón de ello no  volvieron a contratar personal, ya que también consideró que al ser una calle céntrica observan circular efectivo policiales que controlan el tráfico vehicular en el lugar.

El Director de Ingresos estimó que existen un promedio de 30 casas de cambio en el centro de la ciudad, sin embargo, también refirió que existen muchos de estos espacios improvisados y los cuales no están registrados en su Dirección, puesto que en algunas tiendas donde se comercializan productos de la canasta familiar adjunto a ello se exhibe un letrero que dice “compro dólares”, a razón de ello, indicó que es difícil controlar, de la misma forma reconoció que es probable que presten un servicio más rápido, pero, que puede ser un riesgo que tome quien establece la casa de cambio y quien usa el servicio.


GIOVANA CRUZ VILLCA

.

Deja un comentario

. . . . . .
;