Advierten daños ambientales en Tariquía por reactivación de hidroeléctrica en Cambarí

El Gobierno Nacional a través de la Empresa Nacional de Electricidad (Ende) tendría la intención de reactivar el proyecto hidroeléctrico “Cambarí”, el cual estaría en el núcleo de la reserva de Tariquía. La Gobernación de Tarija advierte que ejecutarse el proyecto, podría originar daños ambientales en la reserva de flora y fauna, y que esto es muchísimo más fuerte que una actividad exploratoria hidrocarburífera.

El secretario de hidrocarburos y energía, Freddy Castrillo, explicó que hay mucha historia detrás de las hidroeléctricas y de las presas, señalando que desde el año 1995 el Gobierno Nacional viene gestionando la construcción sobre el río Bermejo de estos tres proyectos, como: Cambarí, Las Pavas y Arrayazal.

Y todo esto, últimamente se ha reactivado el año 2005, con un proyecto hidroeléctrico que el Gobierno Nacional a través de Ende pretende ejecutar. Sostuvo que hay dos impactos fuertes, primero sobre la biodiversidad, sobre el ecosistema, concretamente en el área reserva de Tariquía.

“Este es un proyecto que si se ejecuta en la zona de Cambarí afecta directamente el corazón de la reserva, con todas las implicancias del impacto ambiental, con riesgo de pérdidas de diferentes tipos de especies de flora y fauna, sería algo muy fuerte. Y es mucho más alto que la exploración hidrocarburífera que se está realizando a las zonas aledañas a la reserva”, dijo.

Añadió que son incalculables los daños ambientales, donde según los estudios que han podido analizar, se corre el riesgo de perder una gran cantidad de especies de flora y fauna, resaltando que el impacto en la construcción de una represa es muchísimo más grande que una exploración hidrocarburífera.

Pero hay la otra cara del proyecto. Según Castrillo, el segundo impacto es favorable en el tema económico, donde solamente los réditos serán para el Gobierno Nacional y nada para el departamento de Tarija, y así pasa con todos los proyectos de generación de energía que ejecuta el Gobierno Nacional a través de Ende.

“Ya sea a través de las termoeléctricas que son alimentadas por el gas que sale del subsuelo tarijeño, sea a través de la generación de energía solar con el proyecto Yunchará, por los proyectos de energía eólica que se ejecutará en la Ventolera, y cualquier otro tipo que genera San Jacinto o Huacata, todo ese beneficio, ese redito económico se lleva el Gobierno Nacional, no queda absolutamente nada para el departamento de Tarija, al margen de los impactos ambientales como lo que podría ocurrir con Cambarí. No nos queda ningún redito económico, sino, los impactos ambientales negativos”, declaró Castrillo.

¿Qué acciones asumirá la Gobernación? Castrillo, respondió que van a solicitar a la Ende y al Ministerio de Energía que pueda informar cual es la decisión que ha tomado el Gobierno Nacional a través de sus instancias reactivar el proyecto; de cuál es el grado de avance, y cuál es el impacto ambiental que podría tener este proyecto.

“Queremos conocer los detalles. Tenemos el derecho de exigir información, y lo vamos a poner a consideración de nuestras instituciones”, refirió.

Pero señaló que, como Secretaria, no tienen competencias para inmiscuirse en este tipo de proyectos de manera directa, pero si tienen la obligación de recabar información, para hacer conocer a la población.

HAY QUE SABERLO:

Según una publicación del diario “Los Tiempos” de Cochabamba,  el Centro de Documentación e Información de Bolivia (Cedib), a través de su investigador Óscar Campanini, advirtió en un reciente estudio que la hidroeléctrica Cambarí, priorizada entre los proyectos a ejecutarse en el quinquenio 2016-2020, será construida en el núcleo de la Reserva de Flora y Fauna Tariquía, afectada actualmente con tareas de exploración hidrocarburífera. Los impactos que se prevén serán en la biodiversidad.

“Las actividades extractivas no vienen solas; una abre el camino y las otras se sirven de todas estas inversiones en infraestructura, lo primero en Tariquía es con hidrocarburos, está empezando a entrar con sísmicas, abren sendas que se van convirtiendo en caminos, hay algunos pozos que requieren otras infraestructuras”, aseveró.

Campanini señaló que el proyecto hidroeléctrico surgido en 1973, forma parte de una serie de 14 proyectos en la Cuenca del río Bermejo identificados por estudios de la Organización de Estados Americanos (OEA), posteriormente en 1995 Bolivia y Argentina firmaron el acuerdo de Oran por el cual establecieron el marco del aprovechamiento múltiple de la Alta Cuenca del Río Bermejo y Río Tarija y se priorizaron tres presas: Las Pavas, Arrayazal y Cambarí.

El proyecto hidroeléctrico Cambarí estima la generación de 93 megavatios (Mw) de potencia con una inversión de $us 274 millones. Según la ficha técnica de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), el inicio de la construcción de la presa estaba previsto para marzo de este año y su conclusión para diciembre de 2020. Se encuentra en la fase de estudio de preinversión.


Por Omar Garzón C.

.

Deja un comentario

. . . . . .
;