Un atentado terrorista en Barcelona provoca al menos 13 muertos

Barcelona/Agencias

El Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés) golpeó ayer el corazón de Barcelona y dejó al menos 13 muertos y más de 100 heridos en el atentado más grave que sufre España desde el 11-M y el primero yihadista desde entonces. A las 16.50 horas, una furgoneta se lanzó contra los centenares de personas que se encontraban en La Rambla. Los Mossos confirmaron que se trata de un atentado coordinado. El autor material del atropello masivo se dio a la fuga y sigue en paradero desconocido. La policía catalana ha detenido a dos personas. Una de ellas es Driss Oukabir, que presuntamente alquiló el vehículo. La otra, cuya identidad se ignora, fue detenida en Alcanar (Tarragona), adonde los Mossos sospecha que, junto a otras personas, estaba preparando un artefacto explosivo.

El ISIS asumió a última hora la autoría del atentado a través de una de sus agencias. Los terroristas sembraron el terror y el caos, que cundieron durante toda la tarde en el centro de la ciudad. Las principales arterias de Barcelona fueron evacuadas mientras la policía buscaba a los autores del atentado.

Diez minutos antes de las cinco de la tarde, una furgoneta Fiat de color blanco irrumpió en el carril central de la turística Rambla de Barcelona, vetado al tráfico. A esa hora, el paseo estaba repleto de peatones, muchos de ellos turistas. El vehículo arrolló a más de un centenar de ciudadanos “a una velocidad importante”, explicó pasadas las 23 horas el jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero. Recorrió un tramo de unos 500 metros con una forma de operar similar a los atentados ocurridos en Berlín, Niza y Estocolmo. La inexistencia de pilonas en el paso de peatones facilitó que la furgoneta pudiera subir a la calzada central del bulevar barcelonés.

La furgoneta se detuvo, finalmente, a la altura del teatro del Liceu. El conductor abandonó el vehículo y se dio a la fuga. Los Mossos le buscan desde entonces. “No tenemos evidencias de que esa persona fuera armada por lo que nos dicen los testigos”, aclaró Trapero ante la avalancha de informaciones contradictorias que circularon a lo largo de la tarde.

El ataque dejó decenas de cuerpos inertes en La Rambla y provocó escenas de pánico. “Caminábamos hacia allí cuando hemos visto cómo una furgoneta blanca empezaba a atropellar a gente. Hemos visto ciclistas saltando por los aires, gente saltando por los aires… Ha sido horrible”, explicaba en una calle adyacente Ellen Vercamm, una turista belga que fue testigo directa del atropello.

El último balance, según la Generalitat, era de 13 muertos y más de 100 heridos. Los heridos fueron repartidos en hospitales de la ciudad. Las autoridades pidieron a la ciudadanía que se quedara en casa, pero muchos decidieron salir para intentar ayudar a los afectados o donar sangre. De hecho, los hospitales tuvieron que informar que ya disponían de suficiente plasma para atender a los heridos. El consejero de Interior, Joaquim Forn, anoche no descartó que la cifra de heridos pueda aumentar. Tampoco la de fallecidos, puesto que muchos de ellos estaban hospitalizados graves.

La incertidumbre y el pánico se apoderaron del centro de la ciudad. Cientos de personas quedaron confinadas, hasta bien entrada la noche, en establecimientos de La Rambla. El cordón de seguridad, para facilitar la atención a las víctimas y el rastreo de los autores, fue ampliándose.

Dos horas después del atropello, los Mossos d’Esquadra confirmaron que se trataba de un atentado y activaron el dispositivo antiterrorista. La policía activó dos dispositivos especiales —Gàbia, o sea Jaula, y Cronos— para localizar al autor del atentado, aunque por ahora sin éxito.

La policía detuvo a dos personas. La primera de ellas fue arrestada en la localidad de Ripoll (Girona). Una patrulla de seguridad ciudadana identificó y detuvo al marroquí Driss Oukabir, explicó el jefe de los Mossos. Oukabir, agregan fuentes policiales, llegó a Barcelona de Marruecos el pasado domingo 13 de agosto. Fue la persona que alquiló, en Santa Perpètua de Mogoda —un municipio próximo a Barcelona— la furgoneta que embistió a decenas de personas. Las mismas fuentes agregan que, en el interior de la furgoneta Fiat, se halló un pasaporte español.

El segundo detenido por su vinculación con los atentados fue apresado en Alcanar (Tarragona). Se trata de un hombre nacido en Melilla y cuya identidad no fue confirmada ayer. Está vinculado, presuntamente, con una explosión ocurrida la noche del miércoles en un edificio de esa localidad. Una persona murió y otras siete fueron heridas por una acumulación de gas. El edificio acabó derribado por completo. Trapero reveló ayer que los Mossos “conectan de manera clara” el ataque de Barcelona con el incidente de Alcanar. La policía catalana, de hecho, trabaja con la hipótesis de que los terroristas podrían estar preparando allí un artefacto explosivo.

Los Mossos no hallaron inicialmente ningún vínculo del suceso de Alcanar con el terrorismo, y lo vincularon al tráfico de drogas, aclaró Trapero. En el interior de la casa, que estaba ocupada desde hacía unos meses, se encontraron una veintena de bombonas de gas butano y propano.

Trapero descartó que esté vinculado al ataque un extraño incidente ocurrido ayer también en Barcelona. Un conductor se saltó el dispositivo de control de los Mossos en la avenida Diagonal y arrolló a una sargento, que sufrió una rotura de fémur. Su compañero “repelió la agresión” y disparó sobre el conductor, de nacionalidad española, que falleció. Los Mossos enviaron a los Tedax a inspeccionar el vehículo.

La confusión en la zona generó durante horas el rumor de que un terrorista se había atrincherado en un bar próximo al lugar del suceso. La información fue desmentida de forma oficial por los Mossos. Sí es cierto que, con el objetivo de resguardarse, algunos establecimientos en La Rambla y en sus proximidades bajaron sus persianas con gente en su interior.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, habló por teléfono con el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y con los líderes de los partidos de la oposición tras el atropello. Un gabinete de crisis, compuesto por las autoridades autonómicas, la delegación del Gobierno, los Mossos d’Esquadra, la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía, se reúne en Barcelona para estudiar la situación. El Departamento de Estado norteamericano envió una alerta a los ciudadanos estadounidenses instándoles a evitar la zona. Rajoy y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, viajaron anoche a Barcelona. A última hora, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, lanzó un mensaje de unidad contra el terrorismo. Acompañado por su vicepresidente, Oriol Junqueras, y por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, Puigdemont condenó los hechos y agradeció la colaboración de las fuerzas de seguridad. “Aquí no hay división que valga”, dijo.

La Rambla quedó acordonada, además de las principales calles adyacentes. Los establecimientos comerciales y restaurantes fueron cerrados y también se paralizaron el transporte público de metro, autobuses, Ferrocarriles de la Generalitat y Renfe. Las estaciones de Renfe de la plaza Cataluña y paseo de Gràcia fueron desalojadas y cerradas al público a raíz del atropello. En otras zonas, personas y trabajadores estuvieron encerrados durante más de tres horas, hasta que las fuerzas de seguridad permitieron su salida. En la zona del atropello había numerosos cuerpos esparcidos por el suelo, muchos inmóviles.

El juzgado central de instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, de Fernando Andreu, ha abierto ya diligencias. También se encontró un segundo vehículo sospechoso cerca de una hamburguesería de Vic (Barcelona).

 

FOTO. La Policía atendiendo a personas arrolladas por la furgoneta

Deja un comentario

. . . . . .
;