Mueren 5 perros y hay 8 en observación por efectos de la vacuna antirrábica

Dueños de algunos perros denunciaron irregularidades por la vacunación

Andrea Cardona

Una semana después de la Campaña de Vacunación Antirrábica un solo veterinario en Cercado atendió cinco casos de perros que murieron y ocho que todavía están en observación después de haber sido aplicada la vacuna para prevenir la rabia canina pero se estima que existen muchos más casos que nos son denunciados porque la población se encuentra desinformada, explicó el presidente del Colegio de Veterinarios de Tarija, Miguel Dávila.

Además de no contar con el número necesario para abarcar a toda la población de canes del municipio, se presentaron irregularidades después de aplicar la vacuna antirrábica en las mascotas incluso acabando con la vida de estos animales.

Uno de los últimos casos se presentó en un barrio periférico de la ciudad en donde los síntomas de una perra que días atrás había dado a luz a unos cachorros fue dejar de comer pero con el pasar de los días su diagnóstico empeoró afectando la vida de los perritos.

“Hemos recibido denuncias de la muerte de animalitos, malas aplicaciones, animales que han quedado parapléjicos y estamos haciendo un seguimiento a unos animales que se encuentran en la parada del norte, donde la madre está ahora con convulsiones, falta de apetito y los cachorritos que estaban amamantando han muerto”, describió Dávila.

Este tipo de situaciones son bastante alarmantes informó, ya que si bien están en proceso las investigaciones para los casos que hasta el momento se presentaron los dueños afirmaron que hasta antes de colocar la vacuna a sus mascotas, estas se encontraban en óptimas condiciones.

Además, muchos profesionales del Colegio de Veterinarios informaron que las personas que estaban destinadas a efectuar las aplicaciones no tenían el conocimiento suficiente para realizarlas, colocando intramuscularmente cuando se trata de una vacuna subcutánea.

De esta manera, señaló la mala aplicación de la vacuna, el desconocimiento básico de como sujetar a un animalito y en muchos casos se entregaron las vacunas sin el cuidado respectivo por la cadena de frío que estos medicamentos deben tener.

“Tenemos videos en donde algunos propietarios han querido aplicar y han sido mordidos por algunos perritos, y posteriormente del día de la vacunación se han convertido en sensores epidemiológicos las veterinarias donde esta semana estamos absorbiendo todos los contrastes de la post vacunación”, dijo Dávila.

Por esta razón, los médicos veterinarios del Municipio se reunirán el día de mañana para informar las observaciones que cada particular pudo realizar ya que los efectos de la vacuna pueden prolongarse hasta 15 días después de ser aplicada y en base a sus conclusiones se presentará su posición ante las autoridades.

“Nosotros estamos haciendo las observaciones y el seguimiento pertinente para sacar un diagnostico un poco más preciso, vamos a elaborar un informe como colegio de veterinarios y como sociedad para presentar a las autoridades pertinentes como el municipio y el SEDES para tomar cartas en el asunto y que se pueda realizar en próximas gestiones”, manifestó Dávila.

Además, el problema de la vacunación contra la rabia es la falta de programación de toda la campaña expuso, ya que no tomaron en cuenta que la población de canes tiende a incrementarse cada gestión y en esta ocasión faltaron muchas dosis en barrios que denunciaron este incidente.

“Ahora hemos visto que han hecho un mal cálculo matemático porque hemos recibido notificaciones de algunos barrios donde faltaron las vacunas, también nos indicaron que en Torrecillas solo habían enviado 300 dosis y a las 11.00 ya se había terminado y a las 15.00 volvieron a abastecer con 50 dosis y han quedado muchos animales sin vacunar”, apuntó Dávila.

Por otro lado cabe recordar que el Colegio de Veterinarios anteriormente participa activamente de las campañas de vacunación pero debido a varias irregularidades que ellos pudieron advertir decidieron separase de este programa pero siempre manteniendo la cercanía necesaria para poder observar y apoyar a las mascotas y sus propietarios.

“Al margen de esta situación no nos hicimos a un lado completamente, más por el contrario nos organizamos para hacer un control de sensores epidemiológicos, hemos ido a los puestos  de vacunación notando las falencias que se tienen”, indicó Dávila.

De esta manera, expresó que bajo determinaciones consolidadas por los profesionales prefirieron mantener una distancia prudente para no ser parte de las irregularidades que se presentan, como la falta de orientación a los encargados de las aplicaciones, la cantidad de medicamentos distribuidos, los efectos secundarios de las vacunas y la falta de cuidado en la cadena de calor que debe tomarse en cuenta.

“En esta gestión nos hicieron la invitación de participar solamente la aplicación de la vacuna donde se hizo una reunión de los socios  para tomar una decisión en donde quedamos en no participar porque se ven muchas irregularidades como la planificación que no es adecuada y está llena de falencias”, reveló Dávila.

Por último, recordó que en pasados años los médicos veterinarios realizaban la vacunación en sus instalaciones o asistían como participantes a las vacunaciones pero no funcionó.

“Los médicos veterinarios privados estaban realizando la aplicación de la vacuna paralelamente a los puestos fijos y a las brigadas de vacunación que se tenía pero hemos hecho observaciones y no tenemos buenos resultados, existen reacciones post vacunación, ha habido algunos caos de muertes de perritos que han sido vacunados y un día antes, dos días antes, hasta dos días después entonces es un poco complicado asumir esto”, expresó Dávila.

Deja un comentario